¿Que es la hipnosis?

Martínez Perigod y Asís definen la Hipnosis como un “estado alterado de la conciencia en el cual las ideas son aceptadas bajo sugestión en vez de por evaluación psicológica”.
Berheim la define como un estado mental particular que puede ser producido y que incrementa la sugestionabilidad, entendida como la tendencia para ser influido por una idea aceptada por el cerebro y para ser transfromada en acción.


La British Medical Association la define como un estado pasajero de atención modificada en el sujeto, estado que puede serle producido por otra persona y en el que diversos fenómenos pueden aparecer espontáneamente o en respuesta a estímulos, ya sean verbales o de otro tipo. Estos fenómenos comprenden un cambio en la conciencia y la memoria, una susceptibilidad agudizada a la sugestión y a la aparición en el sujeto de respuestas y de ideas que no le son familiares en su estado anímico habitual.
Como vemos, todos los autores están de acuerdo en que la hipnosis produce un estado diferente a la vigilia habitual y permite la modificación de la casi totalidad de la conducta habitual humana.
Existe una clara tendencia a confundir hipnosis y sugestión. Esto no es correcto. El fenómeno de la hipnosis implica mucho más que meras respuestas a las sugestiones. La sugestión es algo puntual mientras que la hipnosis es un estado al que se llega después de un proceso.
Con muy pocas excepciones, cualquiera , si quiere, puede ser hipnotizado. Y también al contrario, es decir, que quien no quiera no lo será.
La hipnosis es esencialmente una cuestión de cooperación entre el hipnólogo y el hipnotizado. No se trata de ninguna clase de poder que el uno tenga sobre el otro ( aunque algunos quieran hacernoslo creer), y por lo tanto no hay forma de hacer pensar a alguien en lo que no quiere. Los hipnoterapeutas intentarán ayudarle a lograr lo que usted desea, no lo que quieran ellos.
Puesto que la cooperación es tan importante, no podrán ser hipnotizados los incapaces de cooperar, como deficientes mentales, niños pequeños ( menores de 5-6 años), los que estén bajo la influencia del alcohol …
El sujeto ideal sería aquel que tiene buena imaginación visual, desea ser hipnotizado y muestra una gran cooperación.
Las personas que piensan que tienen una “voluntad fuerte” y que por eso no pueden ser hipnotizados, están equivocados. Deberían ser sinceros y decir que simplemente, no desean ser hipnotizados.
También hay quien piensa que sólo los débiles mentales pueden ser hipnotizados, pero ocurre más bien al contrario, como hemos explicado más arriba.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar